BBC estrena logo y la polémica crece



Una intensa polémica ha cobrado en la reputación de la BBC y el medio de comunicación parece estar cometiendo el peor pecado para una empresa de este tipo: no comunicar.

Todo ha sucedido luego de que usuarios en redes se percataron del cambio en el supuesto diseño que a simple vista es difícil de captar, por lo que se tiene que comparar a manera de “antes y después”, para notar el cambio.


La queja contra el insignificante cambio también está acompañada de la crítica por el costo, ya que información revelada por The Sun asegura que fue de decenas de miles de libras esterlinas.


Entre los cambios perceptibles en el nuevo logo es que el espacio entre las tres cajas, cada una contiene una letra de la BBC, es mayor y las patinas de las letras son distintos.

Las quejas por el alto costo por tan insignificante cambio ha descalabrado el ánimo de la cadena de medios por sorprender y es que al final del día parece que habrá logrado su objetivo, solo que a expensar del terrible pecado de callar los cambios y dar paso a la información probablemente falsa.


El pequeño detalle del nuevo logo de la BBC

Analizamos con las voces expertas de Pedro Arilla y Andreu Balius el rebranding del nuevo logo de la BBC.

El rediseño del nuevo logo de la BBC ha abierto un intenso debate mediático. El rotativo The Sun, amanecía hace escasos días con un titular arrasador: “La BBC derrochó decenas de miles en un nuevo logotipo… pero se ve prácticamente idéntico”. El aluvión de mensajes de personas quejándose sobre el supuesto ‘despilfarro’ de la televisión pública no tardó en llegar en las redes sociales. Las alarmas en la sociedad británica habían saltado.

La cuestión de fondo es, ¿qué significa en términos de mejora de diseño ese cambio aparentemente ‘idéntico’? En realidad, ¿hasta qué punto es justo decir que el coste económico de este rebranding es desproporcionado? ¿Está justificado todo ese revuelo?

Como suele ser habitual, todo es un tema de poner en perspectiva y darle contexto al caso. Hoy contamos con las voces expertas de Pedro Arilla, diseñador y tipógrafo en Arilla Type Studio y Andreu Balius, tipógrafo y diseñador de tipografías en Type Republic para conocer los pormenores del rebranding de BBC.




El contexto

Este 2021 la BBC ha decidido realizar una actualización del logotipo que en 1997 realizó la agencia Lambie-Nairn. Los cambios que presenta el rediseño son aparentemente muy ligeros, especialmente para un ojo no adiestrado en temas de diseño.


Los cambios se centran en dos aspectos. Por un lado, en el espaciado de los cuadros icónicos en los que se insertan por separado las iniciales, B B C, que ahora es un poco más amplio y permite reducir las letras. Por otro lado, la actualización de la tipografía. Así, la Gill Sans presente en el logotipo de 1997 es reemplazada por Reith, la fuente diseñada adhoc por el equipo de Dalton Maag para la BBC en 2017. Ahí es donde radica la importancia de esta transformación.




Ligeros cambios, pero significativos

En ocasiones, un ligero cambio es lo que hace que algo brille mucho mejor. Esto mismo, aplicado en el terreno de la identidad corporativa de la BBC, ¿qué puede implicar? La respuesta nos la da Pedro Arilla. “Desde un punto de vista de concepto de forma, el rediseño es más evolutivo que revolucionario. Eso no es malo, pero es ciertamente más difícil de entender para el público no especializado”, explica.




“Sin embargo, desde un punto de vista tipográfico, los cambios son enormes: el aroma tipográfico es muchísimo más contemporáneo y el rendimiento de reproducción ha sido optimizado para todo tipo de formatos”, afirma Pedro Arilla.




Rediseño del logo de BBC, ¿necesario o innecesario?

Otra cuestión que plantea el caso BBC es, ¿si el logo ya funciona, por qué hacer más cambios de los necesarios? Un tema que no es tan sencillo. Para llegar a este punto, “seguramente se habrá invertido tiempo y se habrá investigado a fondo el mercado”, según explica Andreu Balius. “Que se haya llegado a la conclusión de que no hace falta un cambio radical, creo que no desmerece el trabajo realizado. Al contrario, resulta incluso honesto”. Y puntualiza: “Lo fácil sería cambiar radicalmente para que el trabajo de rebranding se haga explícito”.




El coste económico de ‘miles de libras’ ¿cómo se justifica?

El coste económico ha sido en gran parte el causante de este revuelo mediático. Aquí la cuestión es, ¿hasta qué punto es elevado o no ese desembolso? Pedro Arilla aclara: “Antes de nada, hay que recalcar que The Sun es un diario incendiario y que siempre antepone un titular dañino a la verdad. Dicho esto, me gustaría saber la cifra exacta a la que se refieren en el titular”, indica.

“Además, sospecho que en la misma partida está la inversión en la nueva tipografía propietaria de la BBC (BBC Reith) y su implantación”, puntualiza Arilla. De ahí que la cantidad de libras resulte en apariencia desorbitada.

Un punto en el que coincide Andreu Balius: «Intuyo que el gasto estará más en el estudio realizado, todo lo que hay detrás del rediseño, que no en el rediseño en sí mismo”.


¿Adaptar o no adaptar? Esa es la cuestión

El siguiente nivel es saber ¿qué consecuencias podría tener para una marca como BBC no adaptar su identidad tipográficamente a los nuevos tiempos? Para Pedro Arilla todo es relativo. “Nadie va a morir si el logo de la BBC no se actualiza. Pero si nos metemos dentro del departamento de branding de la BBC, había claramente ciertos problemas que era mejor resolver como pueden ser la necesidad de ahorrar costes en pago de licencias tipográficas, y la actualización y adaptación del logotipo al siglo XXI mediante un sutil proceso de refinamiento tipográfico.

Por otro lado, Arilla aclara: “si no miramos solo al logo y atendemos a nivel macro al nuevo sistema tipográfico: el cambio es brutal, con una familia de fuentes específicamente diseñadas para funcionar en entornos digitales”.




Otro punto de vista es el de Andreu Balius: “Cambiar por cambiar no tiene sentido, a menos que esté fundamentado. Estamos hartos de ver cambios innecesarios que no llevan a ninguna parte”, indica. Sin embargo, también puntualiza: “A veces ligeros cambios en un logotipo pueden ser muy importantes: un ligero redondeado en los ángulos de las letras (por ejemplo) puede ofrecer una imagen menos agresiva de un logotipo. Y esto puede ser importantísimo para la estrategia de marca de una empresa o un producto”.


Problema de fondo

Esta cuestión nos lleva a un problema de fondo. “Llegar a estas conclusiones que pueden resultar tan simples, puede requerir mucho tiempo de investigación. Y eso se paga”, explica Balius. “Y en otros países (no en España) se paga y se valora correctamente”.


A veces, es sumamente complejo hacer que el público general entienda la importancia de esos ligeros (pero significativos) cambios. Como cierre, las palabras de Pedro Arilla: “No hay que perder la perspectiva ni volverse locos”. Y un símil bastante gráfico que nos deja para entenderlo: “un huevo frito siempre va a ser un huevo frito; pero no es lo mismo que lo cocine yo a que lo haga un chef de primera línea. Aquí ocurre algo parecido: no dejan de ser tres letras dentro de tres cuadrados, pero unas están mejor que otras”.

Por nuestra parte, no podemos dejar de cuestionarnos algunas preguntas. ¿Qué pasaría si un periódico no tuviera una buena tipografía, sólida, potente y equilibrada en su cabecera? ¿Qué pasaría si su familia de fuentes presenta una difícil lectura y no se adapta a las necesidades de legibilidad de los lectores? ¿Qué sucedería si ese mismo periódico siguiera utilizando la Times New Roman en sus columnas de opinión? ¿No sería todo un desastre? ¿Acaso no lo acusarían de tener una identidad desfasada y poco acorde a los nuevos tiempos? Lo ideal por parte de los medios, ¿no sería aportar menos sensacionalismo y más divulgación?


Artículos originales tomados de brandemia.org y merca20.com

Entradas destacadas
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Entradas recientes